Los más consumidores de Andalucía y con menos centros comerciales

Por 6 Noviembre, 2014 Sin categoría Sin comentarios

La provincia registra el mayor déficit cuando el gasto supera la media andaluza y española.

La capital no tiene una nueva superficie comercial desde hace 17 años

MARÍA VICTORIA REVILLA

Los que más consumen, pero también los que menos superficies comerciales tienen. Es la conclusión del cruce de datos que ha realizado el grupo sevillano Bogaris Retail, en un informe que apunta a Almería como una provincia de oportunidad de negocio para el sector ante los pocos centros comerciales existentes y la oferta, describen, “obsoleta”.

De acuerdo o no con esta consideración, las cifras son las que son. La densidad comercial de Almería es de 275 metros cuadrados por cada 1.000 habitantes, frente a la media actual de 598 metros cuadrados en España y 410, en Andalucía. Los sevillanos cuentan con una oferta variada con hasta 26 centros comerciales entre los que elegir. Tampoco pueden quejarse los malagueños con 14 centros o los gaditanos con diez. En Andalucía hay en total 105 grandes superficies operativas, de las cuales apenas tres se concentran dentro del área metropolitana de Almería capital (el centro comercial de la avenida del Mediterráneo y los parques de medianeras de Viator y Huércal).

La capital almeriense se encuentra pues a la cola andaluza en densidad comercial, una realidad que contrasta con los índices de consumo que Bogaris Retail cruza, con La Caixa como fuente.

El consumo total en la provincia de Almería es de 1.000 millones de euros y el gasto por habitante asciende a 1.044,96 euros. En líneas generales, el consumo medio de los almerienses es superior a la media de Andalucía. “Este hecho no se relaciona con la densidad comercial existente, lo que nos lleva a una situación de escasez de oferta en la zona”, expone Bogaris, que añade que “la oferta actual del comercio de calle en Almería es, mayoritariamente, reducida e incompleta y ha quedado obsoleta, ya que no dispone de unos ejes comerciales suficientemente consolidados, a lo que se une una oferta de locales de reducidas dimensiones que no cubre las necesidades de los grandes operadores actuales”.

El déficit comercial de Almería no es, desde luego, ninguna novedad. En 2007, la Junta de Andalucía alertaba de ello al registrar la capital y su área metropolitana un balance negativo del 23%, lo que la situaba ya entonces en la cola andaluza frente a Huelva que, con una población similar, arrojaba ese año una superávit del 27%.

Los datos, no obstante, no hacían llevarse las manos a la cabeza, ya que estaban planificados nuevas superficies comerciales que iban a aportar a la capital 324.000 metros cuadrados con la apertura del centro comercial de la Rambla, el Corte Inglés de La Salle, el centro comercial de El Toyo y el parque de medianeras de Torrecárdenas, áreas comerciales a las que se sumaba otras iniciativas como los terrenos comerciales de Renfe, el área de descanso del Bayyana o los locales en los bajos de lo que iba a ser la Ciudad Deportiva del Juan Rojas.

El huracán de la crisis se ha llevado por delante a la mayoría de estas iniciativas sin que la densidad comercial de la capital se haya visto incrementada con un único centro comercial operativo desde 1998. Son 17 años los transcurridos.

Leave a Reply